Una bodega con sensibilidad enoturística

Que debe tener una bodega para recibir turistas en sus instalaciones.
Esta semana he estado en el Penedès impartiendo unos seminarios de formación sobre la comercialización de servicios enoturisticos. Según acordamos con los diferentes actores de EnoturismePenedès, cada reunión del grupo, la realizaríamos en las instalaciones de los diferentes miembros adheridos al Consorcio, con la clara intención de conocer los servicios enoturisticos de cada empresa y las instalaciones de los asociados. La finalidad de estas acciones, es la de generar sinergias entre ellos y cohesión de grupo.
Esta ultima jornada la hemos realizado en bodegas Torres en Vilafranca del Penedès, los RRPP y los encargados de eventos de la bodega, nos acogieron y nos ensañaron sus instalaciones./
Hacia tiempo que no había visitado el centro de acogida de Torres y la verdad, es que me ha sorprendido en positivo.Torres ha realizado el proyecto enoturístico, que todos hemos soñado instaurar en nuestras instalaciones, sin ampliar el negocio enoturístico hacia otras actividades como la restauración o la hoteleria. Un ejemplo a seguir para otras bodegas, adaptando el proyecto a las necesidades, espacios y capacidad de sus instalaciones.

Que tiene bodegas Torres en su centro de acojida, para recibir turistas:
1.Parking para coches, con espacios reservados para autobuses, furgonetas y minibúses.

2.Una recepción amplia luminosa con un espacio diáfano abierto para realizar exposiciones y actividades varias.

3.La Fundación, proyecto museístico alrededor de la historia de la bodega. Donde se exponen todos los productos comercializados por la marca, documentación fotografías, objetos vinculados con la tradición familiar. Obras de arte, elementos de valor artístico de temática vitivinícola.

4.Un tren con autoguías en varios idiomas, que nos ayudara a interpretar el viñedo y la bodega.

5.Un centro de interpretación del vino. Jugando con el mundo de las experiencias han recreado un recorrido en el interior de la bodega, sin bajar del tren, unas proyecciones tridimensionales, nos transportaran en el tiempo.

6.Una sala de catas y degustación con espacios con capacidad para acoger a diferentes grupos de visitantes.

7.Tienda de venta de los productos de la marca. Un espacio con productos de merchandising, documentación, libros, objetos de regalo, con soportes de comunicación relacionado con el vino.

8.Creación de un portafolio de servicios turísticos. Servicios turísticos, claramente definidos, bien posicionados, segmentados y sin lugar a dudas con un precio marcado. Productos turísticos diferenciados versus otras bodegas de la zona y dando un valor añadido con las acciones de RSC, implantadas por la empresa.

9.Guías formadas turísticamente con cultura vitivinícola y con idiomas.

10. Horario de apertura amplio, abierto fines de semana y festivos.

Un proyecto enoturístico que no deja indiferente a nadie, desde el especialista del sector, hasta el turista accidental. Proyectos como este, son el ejemplo a seguir por todas esas bodegas que vean en el enoturismo una nueva oportunidad de desarrollo económico de la bodega. Para todas esas bodegas que decidan utilizar el enoturismo como un canal de comercialización y de fidelización de marca. Pero sobre todo para todas esas bodegas que piensen que el visitante es un posible embajador de nuestra marca.

Marketing Turístico, Vinexus Consulting

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Enviar Whatsapp
1
¿Puedo ayudarte en algo?
Hola ¿como puedo ayudarte?